Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: Peter Perrett, más vivo que nunca

Si hay especímenes poco comunes en el mundo de la música, sin lugar a duda entre ellos se incluye el británico Peter Perrett, líder de la desaparecida banda The Only Ones. Sí, ese al que muchos daban por muerto hasta que en 2017 lanzó su primer álbum en solitario. Con 65 años y tras 21 sin componer. Demasiadas décadas encerrado en una casa, enganchado al crack y la heroína y mirando a una pared, como él mismo describía. Con tan errática y escasa trayectoria musical y conducta autodestructiva ¿qué saca a este hombre de su  enfermiza reclusión y le hace lanzar uno de sus mejores álbumes?

La mayor parte de culpa se la podemos adjudicar a España. En concreto a Galicia y su festival Felipop. Un certamen que desde hace veinte años pone en su foco la reivindicación de artistas olvidados, viejas glorias por unas u otras razones. Los organizadores le son sinceros: no disponen de mucho dinero, pero a cambio le ofrecen un inolvidable fin de semana en la hospitalaria A Coruña, concretamente en Limodre (concello de Fene). Perrett, que no pasaba unas vacaciones en familia desde que sus hijos eran pequeños, acepta. Y la experiencia no puede ser más positiva (y creativa). Además del disfrute personal que supuso, y el tocar con sus dos hijos y su banda, Strangefruit, descubrió que aun le quedaban cosas por ofrecer al público y extraer de sí mismo.

Y es que Perrett siempre se movió entre dos mundos (nada distanciados): las drogas y la música. Antes de formar combo, ya se encontraba traficando y consumiendo a partes iguales. Como él mismo comenta mi intención nunca fue ganar dinero con la música. Sólo con las drogas. La música nació para ser pura y estar alejada del dinero, pero las drogas…las drogas no, amigo.

Es el año 1976 cuando funda The Only Ones, junto a John Perry (guitarra), Alan Mair (bajo) y Mike Kellie (batería). Su única cultura musical (aunque exquisita) se remitía a Dylan, The Velvet Underground y The Who. Entre el 78 y el 80 lanzan sus tres únicos discos: The Only Ones (1978), Even serpents shines (1979) y Baby’s got a gun (1980). A pesar del favor de las críticas, nunca tuvieron un solo tema incluido en las listas de éxitos en su lanzamiento. Ni siquiera con su mítico tema Another girl, another planet, incluido en su debut. Los reconocimientos llegaron pasados los años. La primera vez que aparece en los charts fue gracias a la banda Psychedelic furs, quien grabó junto Perret y compañía un vinilo denominado Pretty in Pink como promoción de su álbum recopilatorio Sound of the suburbs (1992). Pero realmente su popularidad se debe a dos razones. La primera, la versión que hizo el grupo estadounidense Blink 182 en 2005 para el reallity show que su batería, Travis Baker, protagonizó en la MTV (Meet the Bakers), y que incluyó en su CD de grandes éxitos del mismo año.

También en 2005, la prestigiosa revista Q la incluye dentro de su listado de 100 mejores canciones de guitarra de todos los tiempos. En la misma época aparece en el libro 1001 discos que hay que escuchar antes de morir, de Robert Dimery.

Aludiendo a la segunda razón de su éxito tardío, en 2006, una compañía de telefonía introduce como banda sonora de un anuncio Another girl… y da la vuelta al mundo. En 2007, Mojo reconoce la calidad de la formación y su influencia en multitud de bandas.

Pero volviendo a los años 80, cuando lanzan su tercer disco, sus tres componentes son adictos a la heroína, especialmente Perrett y su pareja, Zena, quien ejercía además, de mánager. Además, él era el camello habitual de una selecta clientela a la que repartía alegremente marihuana, heroína y cocaína. Demasiados excesos para su discográfica, Epic, que les despide. Aun así, la banda no se disuelve hasta 1982, y hasta acompañó como teloneros en su gira americana a sus compatriotas y admirados The Who. Más visionaria resulta por esa época la enciclopedia Guinness de música popular, que en 1994 incluye su álbum debut entre los 50 mejores de toda la historia.

En 1996 Perrett forma otra banda de exigua duración, Peter Perret in the One. Junto la teclista Miyuki y la omnipresente Zenda retomando las labores de mánager se lanza su único LP Woke up sticky. Y a partir de ahí, un parón motivado por su descenso a los infiernos. Durante  años, Perrett se halla en el dique seco, recluido en su casa y cambiando la composición por la heroína y el papel de plata. Y es que, a diferencia de otros artistas, las drogas carcomen su creatividad. Hace poco confesó en una entrevista mi fallo durante estos años fue vivir de manera inhumana. Hasta se atreve en la actualidad a dar consejos a la juventud sobre la peligrosidad de sustancias como el krokodil.

En 2006, tras volver su nombre al candelero, se anuncia el regreso de la banda a los escenarios, proyecto que se trunca al encontrar al frontman al borde de la muerte por la heroína y el crack. Aun así consiguen reunirse en 2007 para hacer unas cuantas actuaciones por Reino Unido.

Pero su verdadero resurgir, como hemos comentado, se produce en 2014 tras su actuación en España. De repente, comienzan a surgirle letras y melodías como An Epic story y que culminarán en su álbum How the west was won (2017) (de idéntico nombre al LP de Led Zeppelin de 2003) con el sello indie (y familiar, como recalca el cantante) Domino. Un disco surgido casi cuarenta años de su primer lanzamiento, y el mismo año del fallecimiento de su batería, en el que se encuentra bien protegido por sus hijos, ambos músicos y con los que ya ha colaborado varias veces y de los que comenta asombrarse ante su madurez, dadas las pésimas influencias tanto paterna como materna durante su educación. Tanto Jamie Perret como Peter Perret jr. formaron parte de Babyshambles, la banda que creó Peter Doherty tras su paso  (y expulsión) por The Libertines. Por si fuera poco, de productor ejerció Kris Kemsey (The Rolling Stones).

Las críticas le han sido más que favorables, alabando y avalando su creatividad intacta tras tanto castigo. Temaś que recuerdan a Lou Reed, como el homónimo al disco y comparado con el Sweet Jane, su carta de amor a su compañera en todo desde hace 48 años, en An epic story, o la descripción del adjetivo con el que él mismo se define, vago, en Troika, un tema cuyos versos comenzó en el año 85 y concluyó 31 años después…

Su reflexión tras tantas años de autodestrucción de los que salió vivo (que no ileso) es que hay una vía mejor de escape que las drogas, más segura y gratificante, que es la música.

La influencia de The Only Ones en bandas posteriores es indudable. Grupos como Suede, Ash, The Libertines, Babyshambles, Blur, Nirvana, The Replacements y un largo etcétera han reconocido su admiración por ellos. También son multitud las versiones de su ya emblemático tema: a los ya nombrados Blink 182 se unen R.E.M. , The Cure, The Libertines o The Replacements entre una larga lista.

Como colofón podríamos escoger otras canciones talentosas del músico, como Oh, Lucinda, The Big sleep, The Whole of the law, An epic story, How the West was won, Woke up sticky… Pero aunque obvia, no puede resistirme a elegir uno de mis temas favoritos de todos los tiempos. Another girl, another planet, a pesar de ser considerada como una alegoría del consumo de drogas, Perret aclara que está inspirada en una chica yugoslava con la que se enganchó, sentimentalmente hablando. Y a estas alturas de su vida, no tenemos motivos para sostener que Peter nos tenga que mentir… Disfruten…

.

Concha Gallén

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: