Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: 20 años de El gran Lebowski

Si cuando se estrenó El gran Lebowski en marzo de 1998 en EE.UU, alguien hubiera vaticinado que este atípico film, protagonizado por un tipo de mediana edad que se dedica a la vida contemplativa al más puro estilo dolce far niente y bajo los efecto de los canutos, iba a ser incluida años más tarde en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, muchos se hubieran rasgado las vestiduras o, al menos, hubieran quedado más ojipláticos que El Nota en sus momentos de subidón. Pero es que muchas son las virtudes del séptimo largometraje de los hermanos Cohen como directores. Una falta de estructura clásica con nudo y desenlace, cuyo peso reside más  en situaciones descacharrantes, diálogos ingeniosos que han pasado a la historia, guiños al cine clásico, un elenco de actores de sobresaliente y una banda sonora soberbia.

Si afirmamos con total convencimiento que se ha convertido en película de culto, lo decimos porque le rodea toda la parafernalia que ello requiere. Además de una legión de enfervorecidos seguidores, dispone de su propio festival, el Lebowski Fest, que entre Estados Unidos y Europa, concentra a fans para beber ruso blanco y jugar a los bolos, además de otras actividades como disfrazarse, e incluso sus protagonistas hacen las delicias de los asistentes presentándose en algunas de estas convenciones anuales. También cuenta con su propia Iglesia, el Dudeísmo (o traducido, Iglesia del Último Nota, el personaje de Jeff Bridges), supuestamente basada en el Taoísmo y Epicuro, con su propio icono (una pelota de bolos parecida al símbolo del ying yang), preceptos y pastores a lo largo y ancho del planeta Tierra.

Aunamos hoy cine y música, repasando los principales temas de su banda sonora.

The man in me. Bob Dylan

Los Cohen comienzan la película con este tema acompañando a los créditos. La historia (musical) prometía. La canción había sido compuesta unos cuantos años antes, apareciendo en el álbum New Morning de 1970. Lo grabó a los pocos meses de Self Portrait, tras una temporada en la que, harto de los estereotipos en los que le incluían, pues no se veía reflejado, decidió disfrutar de su familia y romper con todo lo que significaba Woodstock, incluyendo su cambio de residencia hasta Nueva York para huir de las legiones de fans que asediaban su antiguo hogar. Con él alcanzó los primeros puestos de listas británicas y estadounidenses, así como un disco de oro.

.

Just dropped in (to see what condition my condition was in). Kenny Rogers

Todo un mito en su país, el actor y cantante country  ponía música a una de las escenas más emblemáticas del film, aquella en la que El Nota movía su cuerpo lo que su cerebro colocado le permitía ante una bolera lisérgica, junto a una Julianne Moore caracterizada de vikinga.

Jimi Hendrix llegó a proclamar que era su canción favorita de todos los tiempos. Escrita por Mickey Newbury, fue grabada originalmente por Teddy Hill & The Southers Soulen en 1967, mismo año en el que Jerry Lee Lewis hace una versión de la misma. Newbury relataba en ella los efecto del LSD y su peligrosidad. Kenny Rogers, con el acompañamiento de The First Edition, la incluyó en el álbum Ten years of gold, logrando su primera inclusión en el top 10 de la lista Billboard.

.

Hotel California. The Gipsy Kings

Uno de los temas de todos los tiempos en el top de polémicas, leyendas e interpretaciones, sobre todo satánicas. Muchos la atribuyeron a un pacto con el diablo, pues, supuestamente, los miembros de Eagles pertenecían a la iglesia de Satán fundada por Anton Lavey, denominado el Papa Negro, en 1966.

Don Henley ha repetido a lo largo de los años que la canción es una metáfora de la inmersión en el mundo de las drogas, frente a los que siguen defendiendo la versión de la iniciación en una secta.

Curiosamente, la rumba flamenca en todo el mundo tiene como una de sus máximas referencias a unos franceses, eso sí, descendientes de gitanos españoles que tuvieron que huir de España en la década de los ’30.

El cantante de Jethro Tull, Ian Anderson, hizó sonar las alarmas, y con razón, ante un posible plagio de su tema We used to know, (1969) que tiene un más que parecido razonable, aunque nunca llevó a los Eagles los tribunales. Estos la incluirían en el álbum homónimo en 1976. El resultado: disco de oro, número 1 en las listas y un Grammy, entre otros reconocimientos.

John Turturro, interpretando al latino Jesús Quintana, fue capaz de robar protagonismo a grandes como Bridges, Goodman  o Buscemi con su breve actuación. Y es que Turturro es otro actor sublime…

.

My mood swings. Elvis Costello

Conocida es la debilidad del gran músico británico por el séptimo arte. Ha participado como actor, normalmente realizando cameos, en más de una veintena de largometrajes. Y ha colaborado en la banda sonora de otras tantas. Las más famosas, Austin Power: la espía que me achuchó, Notting Hill o Cold Mountain, por la que ganó un Oscar. En el caso de El gran Lebowski coescribió el tema junto a su segunda esposa, Cait O’Riordan, bajista de la banda irlandesa The Pogues.

.

Dead Flowers. Townes Van Zandt

El tema formaba parte del estupendo  álbum Sticky Fingers (1971) de The Rolling Stones, que por entonces se encontraban inmersos en su etapa más country. Precisamente uno de los grandes exponentes de este estilo, Townes Van Zandt , incluyó su propia versión en dos de sus álbumes, el directo Roadsongs (1994) y el de estudio y póstumo Abnormal (1998), puesto que el texano falleció el primer día de 1997 de un ataque al corazón.

Los Coen tenían claro que les gustaba más la versión de Van Zandt para los títulos de cŕedito finales. El productor T. Bone Burnett se puso en contacto con su colega Allen Klein, quien poseía los derechos del tema. Pidió a cambio 150.000 dólares, algo a lo que renunció de buena gana al visionar un corte del film en el que El Nota-Bridges manifestaba Odio a los putos Eagles, tío. El tema de las drogas vuelve a aparecer, en este caso en forma de heroína para superar una ruptura sentimental.

.

Her eyes are a blue million miles. Captain Beefheart

Bajo este cargo militar se hallaba el californiano Don Van Vliet, un polifacético artista de trayectoria musical unida al rock psicodélico junto a la formación The Magic Band. Aunque su legado fue tremendamente influyente para grupos venideros, en 1982 decidió sustituir el micrófono por los pinceles, debido a los pobres resultados comerciales, obteniendo en este arte una mayor fortuna, en todos los sentidos, siendo reconocida su obra internacionalmente.

Esta canción, del álbum Clear Spot (1972) fue versionada en 2009 por The Black Keys.

.

I got it bad (and that ain’t good). Nina Simone

La fantástica y atormentada diva del jazz grabó en 1962 el disco Nina Simone sings Ellington, en la que interpretaba temas de este grandioso músico. En este caso, esta canción ya había aparecido en 1941 para el musical Jump for Joy. Una canción de desamor como Simone, con esa profundidad de voz y sufrimiento, sabía interpretar y transmitir tan, tan bien.

.

Lujon. Henri Mancini

Los Cohen quisieron homenajear a Henry Mancini, uno de los más grandes compositores de bandas sonoras de cine, fallecido cuatro años antes, incluyendo en la cinta un tema que había grabado en 1961 para el álbum Mr. Lucky goes Latin. El nombre hace alusión a un instrumento de percusión creado en un estudio de Sausalito (California) a mediados de los años 50.

Posteriormente, el tema ha sido incluida en la banda sonora de varias películas.

.

Concha Gallén

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: