Anuncios
Últimos artículos

Los que nos dejaron en 2017

Nos centramos hoy en la parte más ingrata y desagradable de Velvety, que es la lista de los principales músicos que han desaparecido a lo largo y ancho del planeta durante el año que estamos a punto de despedir. Fallecimientos esperados, largas enfermedades o suicidios que nos han conmocionado forman parte de este post en el que rendimos homenaje a tantos nombres que día a día han aportado, en mayor o menor medida, su granito de arena a alegrarnos la vida a través de los sonidos musicales.

El 18 de marzo nos abandonaba, a la edad de 90 años, uno de los personajes más influyentes de la música de todos los tiempos. Chuck Berry, compositor, guitarrista y cantante. y que transformó la música de la época, los cimientos del rock ‘n ‘roll tal y como hoy entendemos/conocemos. En la década de los 50 revolucionó el r&r, en parte gracias a su capacidad de crear letras y aplicarles una estructura musical absolutamente novedosa. De la misma forma que atrajo el éxito, no fue capaz de mantenerse fuera de problemas con la ley en forma de diferentes delitos: robo a mano armada, abuso de menores, evasión de impuestos, voyeurismo, posesión de drogas… El año pasado puso el punto final a su legado grabando un disco de temas inéditos bajo el título de Chuck.

Del mismo modo que Berry, Tom Petty era encontrado inconsciente en su casa de California el 2 de octubre. Se lo llevó por delante un ataque al corazón que no pudo superar e impidió cerrar la gira en la que se encontraba con su banda de toda la vida, The Heartbreakers, celebrando los 40 años de trayectoria conjunta. Petty utilizo la música desde muy temprana edad para evadirse de los malos tratos a los que le sometía su padre. Sus canciones lo mismo eran retrato de sus congéneres como crítica y compromiso social y político. Junto a grandes amigos y músicos como Dylan, Orbison, Harrison o Lyne fue uno de los hermanos Wilburys en superbanda Traveling Wilburys.

Especialmente trágicas, por sorprendentes y las circunstancias que las rodearon, fueron las muertes de Chris Cornell, cantante de Soundgarden , el 19 de mayo y la de su amigo Chester Bennington, vocalista de Linkin’ Park, el 20 de julio, el día que Cornell hubiera cumplido 53 años. Ya contamos los paralelismos en sus vidas en un artículo que les dedicamos, comenzando por unas infancias rotas que les hacen caer en las drogas y el alcohol siendo unos críos. Cimentaron una admiración mutua que consolidó una amistad que les unió a ellos y a sus respectivas familias. Ambos se suicidaron, quedando ya en el Olimpo de las mejores voces de la música en sus diferentes estilos.

Apoteósica (y merecida) fue la despedida que Francia le rindió a su gran rockero, Jean-Philippe Léo Smet, conocido mundialmente como Johnny Hallyday. A los 74 años, un cáncer de pulmón acababa el 6 de diciembre con todo un símbolo nacional que gozó de admiración y éxito desde que comenzó sus andanzas, más de 50 años antes, como cantante y actor. Cumplía los requisitos del rockero que vive deprisa y cometiendo todo tipo de excesos: alcohol, drogas, múltiples matrimonios, evasión fiscal, una pasión por la velocidad que casi acaba con su vida. Todo le fue perdonado por los galos, que tienden a cuidar a sus figuras patrias con más mimo de lo que hacemos aquí…

La familia del rock quedaba doblemente huérfana con el fallecimiento de dos de los hermanos Young, George  Young (22 de octubre) y Malcolm Young (18 de noviembre). El primero obtuvo el éxito al margen de la banda de sus hermanos, AC DC, aunque  fue él el artífice de su creación, ejerciendo de productor de los primeros álbumes del grupo y, tal y como han agradecido sus hermanos, responsable de su éxito. Paralelamente realizó su trayectoria como músico, primero al frente de las bandas The Easybeats , Flash and the Pan y, tras su disolución, en solitario. Malcolm Young llevaba tres años retirado debido a la demencia que padecía, siendo sustituido en la guitarra por su propio sobrino. Además de la guitarra y los coros, su papel como letrista de la banda fue fundamental, siendo el responsable de temas como Highway to Hell, You shook me all night long o Back in black. Quizá uno de nuestros recuerdos más entrañables es el día en que este mito, junto a su hermano Angus, visitó el modesto pueblo madrileño de Leganés para inaugurar la calle con el que la localidad les homenajeó, allá por el año 2000.

El 2 de mayo escuchábamos asombrados la repentina muerte de Kevin García, el bajista de la banda californiana Grandaddy. Con solo 41 años sufría un derrame cerebral tan severo que fallecía a las pocas horas. 25 años habían transcurrido desde que García, junto a sus amigos Jason Lytle y Aaron Burtch crearon el grupo. Tras su separación en 2006, se reunieron de nuevo y este mismo año vio la luz su último trabajo, Last Place.

Geoff Nicholls, exteclista de Black Sabbath, la banda del polémico Ozzy Osbourne fallecía a principios de año, concretamente el 28 de enero, a la edad de 68 años, tras una larga lucha contra el cáncer. Comenzó como guitarrista para pasar luego a bajista y quedarse definitivamente en los teclados. Tras los ocho años discontinuos que pasó en la banda, inició un trabajo en solitario y como integrante de la banda Tony Martin’s Headless Cross.

El grupo de culto Hüsker Dü perdía a unos de su fundadores, Grant Hart, por culpa de un cáncer a la edad de 56 años. En la década de los 80, cuando desarrollaron sus trabajos, sus sonidos hardcore, que evolucionaron posteriormente hacia melodías más pop, han influido en bandas míticas como Nirvana, Foo Fighters o Pixies, entre otros.

Unos días antes del mismo mes, el 22, y también a raíz de un cáncer, nos enterábamos de la muerte de Peter Overend Watts, bajista de la formación británica Mott the Hoople. Fue uno de sus fundadores, allá por 1969 y tras una primera y breve etapa de éxito, volvieron al candelero gracias, en parte, a la admiración que Bowie sentía por su música, escribiéndoles el tema All the young dudes.

Siguiendo la estela de Bowie, en noviembre perdíamos a todo un genio de la música, Paul Buckmaster. A él se deben los arreglos de algunos de los mejores temas de Bowie (Space Oditty), The Rolling Stones (Moonlight Mile), Elton John (Your song), Guns ‘n Roses (Madagascar) o Carly Simon (You’re so vain), entre otros.

También en 2017 ha perdido dos de sus miembros la banda de rock sureño Allman Brothers. Con diferentes cambios de formación a lo largo de los años, consiguieron nada menos que once discos de oro y cinco de platino, vendiendo más de veinte millones de copias en todo el mundo y siendo incluidos por revista Rolling Stone en su lista de los 100 mejores artistas de todos los tiempos. El 25 enero se anunciaba la muerte del batería y cofundador Butch Trucks. Días después se confirmaban las causas, un suicido por un disparo en la cabeza. Se apuntaban como razones sus graves problemas económicos. Tenía 69 años. El 27 de mayo, a la misma edad y debido a problemas hepáticos que arrastraba desde hace tiempo, fallecía su cantante, Gregg Allman. La formación estuvo rodeada de un halo trágico desde sus comienzos, cuando en poco más de un año fallecían dos de sus miembros por sendos accidentes de moto.

Alemania también perdía a uno de sus músicos de culto, Holger Czukay (79 años), miembro de Can. La banda fue todo un referente en unos sonidos que mezclaban jazz, rock y psicodelia, a la vez que fueron pioneros en utilizar el sampling.

Con bandas míticas seguimos, con todo nuestro dolor. The Smithereens, la formación de college rock ochentero, se veía huérfana tras la muerte de su líder, Pat Dinizio, el 12 de diciembre con 62 años. Formada en 1980, se separaron en 1999 para volver a unirse en 2007 hasta la actualidad. El cantante, guitarrista y compositor llevaba tiempo arrastrando diversos problemas de salud que le dañaron nervios, y habian cancelado este mismo año tres conciertos por problemas del cantante. Con marcadas influencias de The Beatles, The Kinks, The Byrds o Buddy Holly, dejan una herencia 10 álbumes de estudio, así como otros tantos directos y recopilatorios. Además de sus contribuciones particulares, colaboraron con multitud de artistas, como Graham Parker, Suzanne Vega o Belinda Carlisle.

Con solo 50 años nos dejaba en junio Dave Rosser, guitarrista de The Afghan Whigs, por un proceso cancerígeno. La banda ocupa ya un puesto dentro del rock alternativo estadounidense. Unas semanas antes habían lanzado el disco de estudio In Spades. Tras tener conocimiento en 2016 de la enfermedad de su compañero, la formación realizó una serie de conciertos con el fin de financiar el tratamiento a su enfermedad que, por desgracia, no tuvo un feliz desenlace.

El duo Steely Dan perdía a Walter Becker, de un agresivo cáncer a los cuatro meses de su diagnóstico. Gozaron de su mejor época en los ’70, aunque se reinventaron y consiguieron continuar musicalmente hasta la actualidad. El cénit de su carrera fue el álbum Ajá (1977) con una fusión de jazz, rock y música experimental.

Un ídolo de las masas juveniles allá por la década de los 70, David Cassidy, fallecía en el 21 de novienbre a los 67 años. El artista, que sufría demencia, así como problemas de hígado y riñón, había abandonado su carrera debido a la artritis que le impedía tocar la guitarra. Era tal la apoteosis que provocaban sus actuaciones que es tristemente señalable el fallecimiento de una adolescente en el estadio Wembley en Londres, durante un concierto.

El mundo de la guitarra ha sufrido la pérdida de grandes mitos este año. Todo un referente, el británico Allan Holdsworth, dejaba este mundo para tristeza de sus muchos seguidores, el 15 de abril. Considerado como el John Coltrane de la guitarra e innovador en ese instrumento, entre sus discípulos se encuentra nombres como Joe Satriani o Gary Moore. También en el área de jazz fusion, el neoyorkino Chuck Loeb fallecía a causa de un cáncer en el mes de agosto, a los 62 años de edad, y su compatriota y compañero de género, el texano Larry Coryell, lo hacía por causas naturales tras ofrecer un concierto en Nueva York. Unos meses antes, en abril, moría el músico estadounidense de folk Bruce Langhorne, inspirador del tema de Bob Dylan Mr. Tambourine man. Y el mismo mes perdíamos a J. Geils, fundador de la J. Geils band.

El blues ha sufrido su propio duelo con la desaparición de Fats Domino, Lonnie Brook y James Cotton, de la misma forma que el soul lloraba a Charles Bradley, Bunny Sigler y Leon Ware. El estilo más representativo del sur de USA, el country, también sufría la baja de algunos nombres tan representativos como Glen Campbell, Don Williams o el productor George Avakian.

En nuestro país, especialmente dolorosa por su temprana edad y su lucha esperanzadora, fue la pérdida a principios de año, concretamente el 22 de enero, de Bimba Bosé, descendiente de una de las sagas artísticas más famosas de nuestra tierra, una modelo reconvertida en cantante, comenzó haciendo sus pinitos en las giras de su famoso tío, Miguel Bosé, para crear su propia banda con su entonces pareja, Diego Postigo, bajo el nombre The Cabriolets. Contaba tan solo con 41 años.

Unos días antes nos había dejado todo un emblema de la movida madrileña, la presentadora Paloma Chamorro, a quien debemos La edad de oro, un programa con actuaciones en directo que trajo a sus escenarios a músicos como Lou Reed, Marc Bolan o The Smiths, ahí es nada…

Uno de los impulsores del rock en España fue Enrique Lozano,  miembro del grupo de los ’60 Los Íberos, que perdía la vida nada más comenzar el año. José Antonio Martín, miembro de Solera y Nuevos Horizontes, nos dejaba en el mes de mayo. El 14 de julio moría tras una larga enfermedad Pepa Villalba, líder de la banda de los ’80 Video, de estilo tecno pop y cuya canción más famosa fue La noche no es para mí, incluida en su primer disco, producido nada menos que por Tino Casal. El 8 de agosto nos enterábamos del fallecimiento del batería original de la banda de rock Mermelada, Antonio Yenes.

El 29 de noviembre fallecía Tony Luz, conocido en sus inicios como componentes de bandas emblemáticas como Pekenikes o Bulldog, y dedicado posteriormente al diseño de portadas para Hispavox y a su faceta como productor musical.

Qué mejor colofón que terminar artículo, homenaje y casi año con el excelso Tom Petty y uno de sus temas, Walls (Circus), una bella balada compuesta para la película Ella es única, dirigida y protagonizada por Edward Burns en 1996.

.

Concha Gallén 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: