Anuncios
Últimos artículos

5 CANCIONES de Stranger Things

Tendremos que esperar todavía hasta el próximo 27 de octubre para ver la segunda temporada de una de las series revelación del último año, Stranger Things, pero aprovechamos este paréntesis para rescatar algunas de las canciones que más nos atraen de este indisimulado, a la par que atractivo, homenaje a Steven Spielberg y Stephen King, que atesora una banda sonora difícil de obviar. La serie de los hermanos Duffer destaca por muchos motivos pero sobre todo por su perfecta ambientación musical, que nos retrotrae sin remisión a los ochenta. Nosotros hemos rescatado 5 momentos de la serie, marcados por otras tantas canciones que nunca está de más revisitar. Un cóctel de pop, punk, psicodelia y power pop que se antoja irresistible para los amantes de la buena música. Disfruten pues.

.

1. SHOULD I STAY OR SHOULD I GO (The Clash).1982

Quizás la canción más representativa de la primera temporada de Stranger Things, con vital importancia para la trama (la podemos escuchar en varios episodios al ser el tema favorito de uno de los protagonistas) y uno de los grandes himnos de los británicos The Clash. Incluida en su quinto álbum de estudio, Combat rock (1982), un trabajo en el que la banda británica se encontraba ya inmersa en un sinfín de tensiones internas, sobre todo Joe Strummer y Paul Simonon, que no se sentían cómodos con la experimentación musical de Mick Jones y además, detestaban su impuntualidad, lo cual generó discusiones constantes que derivaron en la expulsión de Jones del grupo en 1983. Muchos han interpretado la letra de Should I stay or should I go como un posible comentario del guitarrista sobre su situación en la banda ante su inminente salida, incluso se ha especulado con que el origen del tema fuera su también difícil relación sentimental con su novia Ellen Foley, aunque el protagonista siempre ha negado ambas teorías. Una canción altamente infecciosa con uno de los riffs más recordados por los amantes del rock y hasta versos en nuestro idioma, obra del cantante tejano Joe Ely que, sin embargo, tuvo que esperar casi una década después de su lanzamiento para, gracias a la publicidad de Levi’s, alcanzar el primer puesto de los charts británicos, por primera y única vez en su carrera. Néctar.

.

 

3. ATMOSPHERE (Joy Division).1980

Tras su fundamental álbum de debut, Unknown pleasures (1979)la banda de Manchester liderada por Ian CurtisJoy Division, grabaría un año después el sobrecogedor tema Atmosphere, una visita de Curtis y los suyos a los recovecos más oscuros de nuestras almas y uno de los temas favoritos de los fans del influyente grupo. Una partitura original escrita por Peter Hook y Stephen Morris en el estudio de ensayo de Joy Division (con un sublime bajo y una hipnótica percusión que jalonan todo el tema como si de una marcha fúnebre se tratase), unos poco habituales teclados obra de Bernard Summer y una inquietante letra que Curtis canta transmitiendo una sensación de paz, conforman el complemento perfecto para una de las escenas más sombrías del cuarto episodio de Stranger Things, con Winona Ryder como protagonista.  Una estampa urbana de andares silenciosos, peligros, huidas y mucha confusión que no nos cansaremos nunca de escuchar. Walk in silence… Grande.

.

3. I MELT WITH YOU (Modern English).1982

Adoradores del sonido de la anterior banda y uno de los máximos exponentes de la ola post punk que recorría Inglaterra a principios de los ochenta, Modern English sin embargo son más recordados por temas new wave como I melt with you, perteneciente a su segundo álbum After the snow (1982), todo un himno generacional que también tiene su cabida en la serie de Netflix (en el episodio 2) y que escaló hasta el séptimo puesto del Billboard norteamericano en 1983. La banda de Colchester, creada en 1979, atesoraba un infeccioso sonido y canciones inapelables como la que nos ocupa, que casi cuatro décadas después seguimos tarareando. Un tema de tono optimista pero más apocalíptico de lo que cabría esperar: the world crashing all around your face (…) a pilgrimage to save this human’s race, son ejemplos de una lírica que nos traslada hasta casi el fin del mundo con una pareja llevando al límite su amor. Otra canción que fue pasto de la publicidad en los noventa con innumerables apariciones en anuncios de productos alimenticios además de ser incluida en varias películas y series de éxito. Crema fina.

.

4. HAZY SHADE OF WINTER (The Bangles).1987

En este caso nos encontramos ante uno de los pocos casos, en nuestra opinión, en que una versión supera o por lo menos iguala a la canción original. Las californianas The Bangles dieron en el clavo con esta acertada aproximación al clásico de Simon & Garfunkel, que recordaba los días en Inglaterra de Paul Simon en 1965. Un tema que le gustaba mucho a Susanna Hoffs y que las angelinas tocaban en sus directos años antes de grabarla para la banda sonora de la película Less than zero (1987), el film de Marek Kanievska basado en la novela Menos que cero de Brett Easton Ellis. Una infecciosa adaptación en la que The Bangles sustituyen la austera instrumentación del tema original (pandereta y guitarra acústica) por un prominente riff guitarrero, obra del productor Rick Rubin y un despliegue de celestiales voces y armonías imposibles de obviar que catapultaron a la canción hasta el segundo puesto de las listas norteamericanas, superando la popularidad del tema de Simon & Garfunkel. Treinta años después, en el segundo episodio de Stranger Things volvemos a deleitarnos con esta bella canción, que vuelve a encajar como un guante en la atmósfera ochentera de la serie de Netflix. Time, time, time, see what’s become of me…

.

5. SHE HAS FUNNY CARS (Jefferson Airplane).1967

La psicodelia sesentera también tiene cabida en Stranger Things. Uno de sus máximos exponentes, los californianos Jefferson Airplane abrían su segundo álbum Surrealistic pillow (1967), un trabajo que acaba de cumplir medio siglo, con esta influyente muestra psicodélica que podemos escuchar en el primer capítulo de la serie de los hermanos Duffer (también aportan su White rabbit en otro capítulo) She has funny cars surge de una colaboración entre el vocalista de la banda, Marty Balin (letra) y el guitarrista Jorma Kaukonen (música) y supuso la primera piedra de la evolución posterior de la escena de rock lisérgico de San Francisco. Un tema que aborda el creciente materialismo en la sociedad norteamericana y que destaca por sus guitarras (con un sonido más duro de lo habitual en la época) y por los infecciosos intercambios vocales entre Balin y la vocalista Grace Slick. Sin duda una canción para trasladarnos mentalmente a otra época y un álbum representativo del movimiento hippie que llegó hasta el tercer puesto de las listas estadounidenses en 1967.

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: