Anuncios
Últimos artículos

5 CANCIONES sobre fobias

Algo tan común como las fobias debía tener su apartado musical en nuestra página. Canciones que hablen de nuestros miedos más intensos e irracionales hay casi tantas como fobias registradas por lo que hay un amplio abanico donde elegir. Nosotros nos hemos decantado por ilustrar musicalmente tan solo seis (aracnofobia, aviofobia, fobia social, belonefobia, nictofobia y de regalo la misofobia) entre las múltiples y sorprendentes opciones. 5 CANCIONES (mas un tema extra) que gustarán a los paladares musicales más variados y exigentes, melofóbicos aparte (una de las fobias más terribles para los que amamos la música) y que nos recordarán otros tantos clásicos de estilos tan variados como new wave, rock psidodélico, heavy metal o pop de los sesenta, que conviven hoy gracias a los temores irracionales que padecemos casi todas las personas. Disfruten.

.

1. SPIDERS (Fischer Z.).1979

Montones de arañas para ilustrar nuestra primera fobia de la lista y una de las más comunes, la aracnofobia. A pesar de que existen cantidad de canciones que hablan de estos inquietantes artrópodos nos dejamos llevar por el sonido de una de nuestras bandas favoritas y a la que prestamos siempre mucha atención en Velvety, los británicos Fischer Z, que debutaron a lo grande en 1979 con un álbum imprescindible, Word Salad, una excelsa colección de temas new wave a la que siempre echamos mano desde nuestra página. Uno de los cortes más nerviosos y puramente infecciosos del disco, Spiders, logra impactarnos en el minuto y cuarenta y cuatro segundos que dura con sus espasmódicos teclados, la voz de opereta del gran John Watts dándolo todo y una enigmática lírica poblada de arañas que no sabemos si nos hará perder el miedo a estos pequeños depredadores pero que nos hará disfrutar sin duda del sonido característico de estos recomendables británicos. Néctar.

.

2. EIGHT MILES HIGH (The Byrds).1966

Un tema de altura, exactamente ocho millas, del que se ha dicho hasta la saciedad que versaba sobre las drogas y que supuso una de las cumbres creativas de The Byrds, la banda de Los Ángeles. Compuesto a medias entre Dave Crosby y Gene Clark (que sufría aviofobia) e inspirado tanto por una conversación entre ambos a bordo de un avión rumbo a Londres, su primer vuelo, donde calculaban la altura a la que estaría volando la aeronave, como por la música jazz del genial John Coltrane, que escuchaban a todas horas en ese viaje. Los DJs de la época interpretaron que si bien la altura media a la que vuelan los aviones comerciales es de unas seis millas, The Byrds debían estar hablando de una dimensión superior. Y dado que los miembros de la banda eran consumidores habituales de LSD, la canción fue prohibida en muchas emisoras de radio debido a esta dudosa ecuación. Censuras aparte, nos encontramos ante un psicodélico tema, incluido en el tercer álbum de la banda, Fifth Dimension (1966), con un lisérgico sólo de guitarra de Roger McGuinn que sin duda hace volar por sí solo. Néctar.

.

3. I AM A ROCK (Simon & Garfunkel).1966

Medio siglo acaba de cumplir I am a rock, una de las primeras canciones del dúo neoyorkino Simon & Garfunkel, y en nuestra opinión, una de las que mejor retrata la sensación de soledad del ser humano y la fobia social, que deriva en el alejamiento para evitar sentir el dolor del rechazo y la ansiedad generalizada. Grabada por primera vez en 1965 en forma acústica para el poco exitoso álbum de debut en solitario de Paul Simon en Reino Unido, The Paul Simon Songbook (que no fue reeditado en EE.UU hasta 1981) y recuperada, junto al tema Homeward Bound, gracias al productor Tom Wilson, que propuso añadirle guitarra eléctrica y batería e incluirla en el segundo disco de Simon & Garfunkel, el icónico The Sound of silence (1966). La canción se basa en un texto escrito por Simon cuando apenas acababa de dejar atrás su adolescencia, donde ya dejaba entrever su timidez y su desconfianza hacia el género humano, aunque siempre ha afirmado que no es estrictamente autobiográfica. Un tema con una lírica demoledora llena de frases memorables sobre la soledad que llegó hasta el tercer puesto de las listas norteamericanas en 1966: I’ve built walls, a fortress deep and mighty, that none may penetrate. I have no need of friendship; friendship causes pain. It’s laughter and it’s loving I disdain. I am a rock, I am an island (…) Hiding in my room, safe within my womb. I touch no one and no one touches me. (…) And a rock feels no pain. And an island never cries. Una roca que, medio siglo después, sigue emocionando sin remedio y haciéndonos cuestionar, aunque solo sea un poco, nuestra condición de animales sociales.

.

4. THE NEEDLE AND THE DAMAGE DONE (Neil Young).1972

Para los que le tienen pánico a las agujas u otros elementos que causen sangre, belonefobia, hemos rescatado una historia en la que los punzantes elementos adquieren mucho protagonismo. En su obra maestra, Harvest (1972), el canadiense Neil Young incluyó una versión inicial en directo de uno de sus temas más representativos, The needle and the damage done (más tarde publicada en Decade -1977- y Greatest Hits -2004-), un sentido canto de duelo inspirado por la pérdida de un compañero de banda en Crazy Horse, el guitarrista Danny Whitten, adicto a la heroína aunque, sin embargo, fallecido por una sobredosis de alcohol y Valium. Un tema mayúsculo de Young con referencias directas a la adicción de Whitten y su propio papel en la destrucción de un talento indudable: I sing the song because I love the man, I know that some of you don’t understand. Milk-blood to keep from running out (…) I’ve seen the needle and the damage done, a little part of it in everyone. But every junkie’s like a settin’ sun. Nos quedamos con las palabras que el propio músico canadiense escribió sobre la canción en la contraportada del citado álbum Decade: no soy un predicador, pero las drogas mataron a muchos grandes hombres. Malditas agujas en cualquier caso. Sobrecogedora.

.

5. FEAR OF THE DARK (Iron Maiden).1992

Otra de las fobias más frecuentes que padecemos es la nictofobia, o temor enfermizo a la noche y a la oscuridad en general, algo terrible teniendo en cuenta que un tercio de nuestras vidas nos lo pasamos a oscuras. Los británicos Iron Maiden supieron traducir con maestría estos temores patológicos en uno de sus temas más memorables, Fear of the dark, un himno guitarrero en toda regla que en unos días cumple el cuarto de siglo y que llegó hasta el quinto puesto de las listas inglesas. Perteneciente al álbum de mismo título que Bruce Dickinson y compañía editaron en 1992 y que contenía unas cuantas grandes canciones, el tema se va hasta los siete minutos entre excelsos pasajes de intrincadas guitarras y cambios de ritmo marca de la casa para impactarnos sin remisión. Una canción escrita por el bajista Steve Harris e inspirada por sus propios miedos infantiles a la oscuridad que su compañero Dickinson canta con entrega. Un inapelable corte al que el público siempre suma su voz en los directos y que supone uno de los fragmentos vitales de la quintaesencia de la banda británica. Caviar metal.

.

BONUS TRACK.  CANCIÓN DE LA SUCIEDAD (Los Nikis).1986

Una última fobia que queremos ilustrar en la canción extra de nuestra lista, la misofobia (también llamada germofobia, bacilofobia o bacteriofobia) o miedo patológico a la suciedad, la contaminación y los gérmenes. Y una imprescindible banda nacional, Los Nikis, que revisó de modo descacharrante el clásico A song from under the floorboards, de uno de los grupos precursores del post punk, Magazine, y personalmente una de mis canciones favoritas de todos los tiempos. Los de Algete adaptaron libremente la letra de Howard Devoto al imaginario entomológico y lograron una de sus canciones más divertidas. Moscas, tenias, chinches, ratas, liendres e insectos del mal. Todos tienen su vivienda en este oscuro lugar / Soy un gusano, soy un insecto, vivo de residuos, no me puedo quejar, canta Emilio Sancho con un tono de amargura en esta agridulce y pormenorizada descripción de la vida bajo la ciudad, en la que parece que la suciedad es el único remedio para la subsistencia. Una de las grandes canciones del debut discográfico de Los Nikis, el imprescindible Marines a pleno sol (1986), referencia ineludible del punk rock en nuestro país. Grandes.

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: