Anuncios
Últimos artículos

5 CANCIONES de The Velvet Underground

Tras el repaso de ayer de su influyente trayectoria musical, proseguimos homenajeando hoy a The Velvet Underground en el flamante 50 aniversario de su álbum de debut, The Velvet Underground & Nico (1967), un disco que nunca sonó acorde a su tiempo, sino a un excelso híbrido entre arte, música y literatura que hacía de la diferencia un valor y un objetivo, algo que la banda neoyorkina cumplió con creces. Diferentes, tremendamente influyentes y para algunos la mejor banda de rock de la historia, Lou Reed y los suyos nos dejaron una breve pero impactante colección de álbumes y canciones que resumimos, como siempre, en cinco pildorazos esenciales para los amantes de la música (sentimos que se queden fuera tantos temas que adoramos pero nuestras propias imposiciones nos atenazan) Néctar sin fecha de caducidad. Disfruten.

.

1. I’LL BE YOUR MIRROR (1967)

Comenzamos con una de las tres aportaciones de Nico al debut de la Velvet Underground, el icónico álbum que está de celebración y que tan solo alcanzó el puesto 171 de las listas de ventas (de hecho solo vendió cien mil ejemplares en una década). Un trabajo que las emisoras no pudieron radiar en exceso por sus explícitas letras sobre sexo y drogas y que los críticos ignoraron en el momento de su lanzamiento, pese a su indudable calidad. I’ll be your mirror, el tema que nos ocupa, es una inapelable canción de amor con tintes folkies que Lou Reed escribió para la modelo y cantante alemana, de la que todo apunta que estaba enamorado cuando la compuso. Basada en una frase que Nico le dijo un año antes, yo seré tu espejo, la delicada instrumentación del tema consigue transmitir la inocencia del personaje principal, que pretende ser el espejo que refleje todo lo bueno que hay en la persona a la que se dirige. Una canción con montones de revisiones posteriores, de las que destacamos la de los californianos Clem Snide, los británicos The Primitives, o la curiosa adaptación al imaginario punk que bajo el título de Yo soy tu sombra, hicieron en nuestro país Los Nikis. Néctar sin paliativos.

.

2. PALE BLUE EYES (1969)

Sobrecogedora balada perteneciente al tercer álbum de The Velvet Underground, en la que Lou Reed, tras el abandono de John Cale de la banda, cambia de registro y saca su lado más romántico para dedicar la canción a Shelley Albin, un antiguo amor de la Universidad de Siracusa. Un sencillo tema con una minimalista instrumentación, casi una canción de cuna con un dulce melodía que, a diferencia de discos anteriores, no se centra en imágenes violentas o pasadas por el tamiz de las drogas. Eso sí, Lou admitiría años más tarde que la chica que le había inspirado el tema tenía en realidad hazel eyes (ojos color avellana). Azul claro o avellana, nos encontramos ante un impresionante ejercicio de estilo que destila madurez compositiva y con frases tan bonitas como if I could make the world as pure, and strange as what I see. I’d put you in the mirror, I put in front of me (…) it was good what we did yesterday / and I’d do it once again / the fact that you are married / only proves you’re my best friend. La canción ha sido objeto también de múltiples versiones, entre las que destacan las de R.E.M, Patti Smith, Hole, Edwyn Collins, The Kills o Metric, entre otras. Caviar.

.

3. SUNDAY MORNING (1967)

Escrita a las seis de la mañana de un domingo por un madrugador Lou Reed, que buscaba un último tema para incluir en el debut de la banda, The Velvet Underground & Nico (1967), el cantante neoyorkino siguió la sugerencia de Andy Warhol, cofinanciador del álbum, de escribir una canción acerca de la paranoia asociada con la desaparición de los efectos de la droga. En un principio el tema estaba destinado para que lo cantara la ex modelo alemana Nico pero finalmente fue el propio Lou Reed el que la interpretó con su ayuda en los coros. Una oda dominical que es puro néctar, perteneciente a uno de los álbumes más influyentes de todos los tiempos y que permanece alojada en nuestro subconsciente sin remisión. Una canción ideal para desperezarse tras el ajetreo del sábado y para degustar con calma en buena compañía, acompañada de un buen café y un periódico. Eterna.

.

4. WHO LOVES THE SUN (1970)

La sencillez hecha canción. ¿Qué importa la belleza del brillo del sol si tu ya no estás? Una amarga declaración sobre el amor perdido que Lou Reed incluyó en Loaded (1970), último trabajo oficial de la Velvet  y que tantos años después sigue emocionando con la misma crudeza que entonces. Cinismo y ternura de la mano en un tema en el que Lou comparte protagonismo con Doug Yule (sustituto de John Cale), voz principal de la canción. Cuando Loaded vió la luz, Sterling Morrison y Lou Reed ya habían abandonado la banda y cedido su responsabilidad al propio Yule, pero la impresionante colección de canciones del disco lo convirtieron, según la prensa especializada, en uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. ¿A quién le importa el sol que está brillando en estos momentos si no tenemos a Lou para recordárnoslo?. Emoción sin límites.

.

5. SWEET JANE (1970)

Otra de las canciones más versionadas de los neoyorkinos en toda la historia además de una de las más interpretadas en los directos tanto de la Velvet como de Lou Reed en solitario. Sweet Jane es una inapelable joya pop con un riff memorable y una lírica sorprendentemente optimista, frente al cinismo generalizado de la mayoría de las composiciones de Reed. Un tema más convencional en apariencia que los que acostumbraba a grabar la banda pero impresionante a todas luces, como el resto de Loaded (1970), álbum al que pertenece. Al igual que Rock and roll, otro de los grandes cortes del disco, Sweet Jane comparte el tema de la música como una especie de liberación y nos revela el mundo como algo mucho más extraño, más profundo y más rico de lo que comúnmente parece. Una canción que arroja luz sobre nuestras vidas cotidianas y las dota de un significado a través de la música: but anyone who ever had a heart they wouldn’t turn around and break it!, and anyone who ever played a part they wouldn’t turn around and hate it! Otra grandiosa muestra de arte que subyace al universo musical.

.

Texto: CÉSAR ALONSO

Fotografía: PICTORIAL PRESS/CACHE AGENCY

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: