Anuncios
Últimos artículos

CANCIÓN DE LA SEMANA: He’s so sorry

Alice Bag

Hoy traemos a nuestra página a una pionera musical de los setenta, Alice Bag, un icono de los movimientos latinos y feministas en la ciudad de Los Angeles y una de las referencias indiscutibles del nacimiento de la escena punk en la Costa Oeste, cuyo primer proyecto, The Bags, allanó sin duda el terreno para montones de bandas femeninas posteriores. Más recientemente, la polifacética artista de 57 años ha escrito un par de interesantes libros y ahora vuelve con un álbum homónimo, el primero de su carrera en solitario, que verá la luz el próximo 24 de junio vía Don Giovanni Records, el gran sello punk DIY. Un trabajo que estilísticamente abarca mucho más allá del punk y en el que podemos ver a una Alice Bag más comprometida que nunca, con grandes líricas sobre temas tan controvertidos como la violencia de género, la inmigración o el control que ejercen las grandes multinacionales.

Alice Bag (de nombre Alicia Armendáriz) ha sido una pieza clave en la escena musical de Los Ángeles y nadie se negaría a incluirla en una lista de referencias clave para el punk en general. Ser mujer y pionera en un contexto anglo-latino en los años 70 ya es lo suficientemente punk, pero su historia es mucho más interesante que eso. Compositora, cantante, educadora, escritora y activista, una mujer sin pelos en la lengua absolutamente implicada con los problemas sociales que ha publicado ya dos libros. Violence Girl, East L.A Rage to Hollywood Stage, A Chicana Punk Story (2011), es su debut como escritora, un libro de memorias en el que relata su niñez en el Este de Los Ángeles, su eventual traslado a Hollywood y la euforia tras la primera ola del punk, además de revelar cómo el abuso doméstico alimentó su deseo de empoderamiento. Un libro a menudo solicitado en los cursos de lectura de género y musicología de todo el país. Su otro esfuerzo literario, Pipe Bomb for the Soul (2015), basado en sus experiencias en la Nicaragua postrevolucionaria, fue editado por ella misma hace escasamente un año.

Su debut como solista, al igual que todos los esfuerzos artísticos de Bag, es un álbum descaradamente honesto y sin ningún tipo de miedo de por medio. Compuesto en su totalidad por ella misma y con la participación de sus músicos favoritos de la ciudad, nos encontramos ante un notable trabajo donde se aprecia una variedad estilística digna de elogiar. Y algunas grandes canciones, como su primer single, No means no, una explícita declaración de intenciones sobre la cultura de la violación con un irresistible ritmo punk pop, Poisoned seed, una muestra de activismo social que critica las políticas de Monsanto, una de las empresas agroquímicas más controvertidas del mundo, Inesperado adiós, un tema en castellano que habla sin tapujos de las cuestionables leyes inmigratorias de EE.UU, nuestra apetecible propuesta semanal He’s so sorry o la recientemente estrenada Modern Day Virgin Sacrifice, un acelerado corte de punk rock con otra lírica para enmarcar. Un cancionero inapelable para escuchar con calma y leer entre líneas.

Nuestra canción de la semana, la cincuentera He’s so sorry, es una deliciosa pieza pop que evoca irremisiblemente a bandas como The Ronettes, de hecho sus primeros acordes parecen sacados directamente de su hit Be my baby. Una desgarradora e irónica letra que habla directamente de la violencia machista y el complicado papel de la mujer en algunas relaciones fallidas, inspirada por la experiencia de una amiga y por la propia infancia de la cantante: De niña odiaba a mi padre por golpear a mi madre y sentía rabia y frustración por la incapacidad de mi madre para abandonarle. Ella no tenía la culpa del abuso, obviamente, pero siempre ha reconocido que tenía el poder para salir de la situación. Se sentía atada por el temor de que ella no sería capaz de sobrevivir económicamente y por lo que imagino que era la presión social y familiar para permanecer en un matrimonio disfuncional. Una historia, desgraciadamente, demasiado cotidiana y una canción que nos recuerda que no basta con decir lo siento, acompañada de un escalofriante vídeo dirigido por Marisé Samitier no apto para estómagos sensibles, pero a todas luces necesario.

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: