Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: Loquillo, mucho más que rock and roll

Loquillo

De rocker a crooner sin despeinarse ni perder la elegancia. José María Sanz Beltrán, más conocido como El Loco o Loquillo, es una de las presencias intachables en el panorama rock español desde que comenzó su andadura musical, allá por la década de los 80. Aun calentito el primer single de su nuevo álbum, que verá la luz en abril, repasamos la trayectoria de uno de nuestro mejores músicos actuales.

Como decía en su canción Chanel, Cocaína y Don Perignon, nació en el obrero barrio del Clot de Barcelona. Influenciada musicalmente por Elvis, Bowie, Dylan o Lou Reed, descubre pronto su vocación. Aunque pudo pasar a la historia de nuestro baloncesto, pues ayudado de sus dos metros de altura, jugó en ligas inferiores con Andrés Jiménez, Solozobal o Epi (quien le puso el mote que es su nombre comercial) y fue entrenado por Aíto García Reneses, quien le enseñó a creer en él mismo, según declara el cantante.

Su primer logro fue convertir a Barcelona en la California en la que se ambienta la película American Graffiti, de quien heredó la pasión rockabilly. Cuando la discográfica Cúspide le da la oportunidad de grabar, no va a desperdicarla (hasta entonces cantaba en un club de alterne de nombre Tabú, debiendo interrumpir sus actuaciones a las 23 horas debido a su edad). Tira de amigos y, con las colaboraciones de Carlos Segarra (Los Rebeldes), C-Pillo y su propia banda, Los Intocables, en la que ya se encuentra su mejor compositor, Sabino Méndez, en apenas un mes resuelve la papeleta de no tener repertorio y no saber cantar. Los tiempos están cambiando (1980) cuenta con adopciones de temas ajenos y cuatro estupendos temas propios, entre los que destaca su emblemática Rock and Roll Star. Su porte y chulería suple los recursos vocales que le faltan.

Pero es a la vuelta del servicio militar, en el 83, cuando al frente de Los Trogloditas alcanzará la popularidad con su álbum El ritmo del garaje. Entre las canciones del debut del nuevo grupo se hayan las eternas Quiero un camión, la que da nombre al disco y, sobre todo, su gran himno, Cadillac Solitario. Madrid y sus artistas, en plena ebullición de su movida les reciben con los brazos abiertos, con Alaska como anfitriona, algo que siempre ha agradecido el catalán y que devolverá en forma de regalo en la estupenda En las calles de Madrid que abre su siguiente (mini) disco, ¿Dónde estabas tú en el 77? (1984).

Con Hispavox lanza su siguiente álbum, La mafia del baile (1985). Sabino Méndez ha demostrado que tiene un talento como compositor y la banda se hace cada vez más grande. Así lo corroboran joyitas como Chanel, cocaína y Don Perignon (compuesta por El Loco) o Carne para Linda o Rock Suave. Loquillo va trazando las líneas de otros estilos por los que se pirra, como el jazz y los solistas crooner. Mientras el grupo asciende como la espuma los problemas entre los dos genios del grupo ya han empezado, especilamente por los problemas con las drogas de Méndez. Y es que Loquillo supo mantenerse al margen de ellas, como el mismo ha declarado: si hay algo que me ha salvado de los excesos ha sido el deporte. 

A pesar del éxito, no es hasta 1987 cuando consiguen ser disco de oro gracias a Mis problemas con las mujeres, uno de sus álbumes más democráticos compositivamente hablandoEl grupo ha incorporado un pianista al cuarteto y todos aportan sus canciones. El resultado, un ramillete de buenos temas: Mis problemas con las mujeres, Siempre libre, Coleccionistas, Brisa de Abril y, sobre todo La mataré. Si bien es recordada como una de las mejores de la banda, pronto les sugirieron que no la interpretaran por promover la violencia de genero. Como comentaba en algunas entrevistas su compositor ha sufrido una campaña en contra aludiendo apología a los malos tratos, cuando es todo lo contrario. Y es que la intención que tenía Sabino al escribirla era bien distinta, ponerse en la mente del maltratador para contemplar su locura.

Con su siguiente disco, Morir en primavera (1988), siguen construyendo belleza. Así lo acreditan, Besos robados, El rompeolas y la estupenda versión, aunque ligeramente modificada en su significado, de La mala reputación del magnífico cantautor francés Georges Brassens. Con Sabino con graves problemas de salud debido a la heroína, intentan ganar tiempo lanzando un directo de grandes éxitos llamado ¡A por ellos!…que son pocos y cobardes (1989), en cuya portada destaca la ausencia de Méndez, quien figura en los créditos como invitado en lugar de integrante. Fue un éxito rotundo en ventas y en las listas musicales. Es es final de la época de Méndez y será ahora Sergio Fecé quien tome el relevo del peso de las composiciones.

Hombres (1991), Mientras respiremos (1993), Feo, fuerte y formal (2001)… así hasta ocho discos que Loquillo y Trogloditas lanzan hasta su separación en 2008.

A partir de ahí Loquillo actúa en solitario, aunque ya había realizado incursiones previas como La vida por delante (1994), en el que, con el poeta y compositor Gabriel Sopeña, pone música a poetas como Cesare Pavese, Pablo Neruda u Octavio Paz. Volverían a colaborar juntos en Con elegancia (1998), esta vez incluyendo poemas de Benedetti, Lorca o Borges. 

Con su primer disco sin Trogloditas, Balmoral (2008), logró la nominación a los Grammy Latinos como mejor álbum de rock vocal. Uno de los puntos fuertes de esta nueva etapa es, sin duda, Igor Paskual, que desde 2001 se incoporó a Los Trogloditas y desde entonces colabora con el catalán.

Lenguaraz como pocos, sus declaraciones y pasos son escrutados con lupa y es que el cantante nunca deja indiferente a nadie. Como sus últimas campañas publicitando un banco. Él defiende que no es venderse, sino servirse de una gran empresa para proyectos loables, como los comprometidos documentales de su compañera desde hace más de treinta años, Susana Koska.

Desde Balmoral cinco son los álbumes en solitario lanzados por El Loco y a puntito estamos de oír el siguiente, con nombre aun por confirmar, que sale a la venta el 22 de abril. Grabado en Madrid, excepto la parte sinfónica, para la que se desplazaron a Bratislava, está producido de nuevo por Josu García y Mario Cobo. Adelantamos el primer single de título homónimo al LP. Disfruten.

.

Texto: Concha Gallén

Fotografía: César Alonso

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: