Anuncios
Últimos artículos

5 CANCIONES glam rock (I)

T-Rex

Seguimos impregnados de brillantina y, en la estela del lunes con Velvet Goldmine, hacemos un sentido repaso en forma de 5 CANCIONES a una de las épocas más apasionantes en el mundo de la música, el glam rock de los años setenta. Cuna de algunos grandes artistas que predicaban el hedonismo y los excesos estéticos y musicales, con una manera muy personal de entender la vida y sobre todo un periodo con multitud de canciones que se han convertido ya en eternas. Nuestra pretensión es recuperar algunos grandes temas de glam rock setentero (el glam heavy ochentero con purpurina lo dejaremos para otra ocasión) sin profundizar demasiado, recurriendo a algunos éxitos inapelables. Y sí, a David Bowie lo dejamos para la segunda parte, donde acompañará la semana que viene a nombres de la talla de Lou Reed, Roxy Music, Slade o Alice Cooper. Glamouroso néctar para completar una lista con tendencia al infinito. Disfruten.

.

1. GET IT ON (T-Rex).1971

Segundo sencillo de Electric Warrior (1971), el destacable sexto álbum de estudio de los británicos T-Rex, una de las bandas precursoras del glam rock que, liderados por Marc Bolan, escandalizaron a la conservadora sociedad inglesa de la época con su transgresora indumentaria y maquillaje, amén de su particular lírica, llena de metáforas y significados oscuros. Get it on nació de la intención de Bolan de versionar Little Queenie, un clásico de uno de los músicos que admiraba, Chuck Berry, cuyos riffs guitarreros inspiraron sobremanera al británico, de hecho la última línea de la canción (meanwhile, I’m still thinking…) es un guiño a la misma frase de Little Queenie. La letra, ambigua y sexual, juega constantemente con palabras de doble sentido que a la vez hablan de coches y de partes del cuerpo femenino: well you’re windy and wild you’ve got the blues in your shoes and your stockings, you’re windy and wild, oh yeah well you’re built like a car you’ve got a hub cap diamond star halo. Con una espectacular línea de bajo y un irresistible ritmo, el tema triunfó en las listas europeas (número uno en varios países) y fue el sencillo que más alto llegó en las norteamericanas (décimo puesto). Sin duda uno de los cortes más populares de T-Rex, con una influencia mayúscula en posteriores grabaciones (escuchen el hit de Oasis, Cigarrettes & alcohol, sobre todo su riff inicial, y comparen). La sombra del glam es alargada.

.

2. ALL THE YOUNG DUDES (Mott The Hoople).1972

Considerada uno de los indiscutibles himnos del glam rock, All the young dudes nació del contacto de David Bowie con Peter Watts, el bajista de la banda británica Mott the Hoople, que estaba a punto de separarse debido a su falta de éxito comercial. Compuesta tras el primer rechazo de los ingleses al tema que Bowie escribió para ellos, Suffragette city, finalmente incluido en el imprescindible The rise and fall of Ziggy Stardust and The Spiders from Mars (1974). En esta ocasión, Bowie escribió la canción sentado en el suelo de una habitación en Regent Street (Londres) frente al cantante de la banda, Ian Hunter. Un tema que habla del Apocalipsis, muy en la línea del Five years del propio Duque Blanco y que supuso el salvavidas definitivo para el grupo británico, que entró en el Olimpo del glam por la puerta grande con esta sentida y agridulce balada a la que añadieron su propio sello (el mítico riff inicial a cargo de Mick Ralphs y la épica parte final ideada por Hunter). Sin ser un himno sobre la juventud, algo que erróneamente muchos han interpretado, es una canción para ser coreada sin descanso y evocar una de las épocas más fascinantes de la historia del rock. Grande.

.

3. THIS TOWN AIN’T BIG ENOUGH FOR THE BOTH OF US (Sparks).1974

Los imprescindibles Sparks fueron la última gran chispa surgida del glam, aunque muchos les sitúen también como pioneros de la new wave. Norteamericanos de nacimiento (Los Angeles), pero británicos de adopción, los hermanos Mael (Russell y Ron) destacaron por sus letras llenas de sentido del humor, la imposible voz de opereta de Russell y por sus experimentos sin complejos con diversos géneros que, tras más de 45 años en activo y 30 álbumes en su haber, siguen practicando con soltura. De su disco más exitoso, Kimono my house (1974) extraemos su gran hit, This town ain’t big enough for the both of us, el tema que les catapultó en las listas y les dio a conocer al gran público. Una pieza, con nombre heredero de los mejores westerns, entre el rock duro y la opera que es puro glam y se degusta del tirón. Además, nos permite admirar los excesos vocales y estéticos de Russell y la inquietante impasibilidad al teclado de su hermano Ron, que con su bigote hitleriano marcó una de las señas de identidad del dúo. Néctar sin fecha de caducidad.

.

4. PERSONALITY CRISIS (The New York Dolls).1973

Nos vamos a la otra orilla del charco, concretamente a Nueva York, lugar de nacimiento en 1971 de otra de las bandas clave para entender el glam rock, The New York Dolls, un grupo de efímera existencia (dos álbumes en cuatro años) pero tremendamente influyente en estilos posteriores como el punk rock, el glam metal, el rock gótico o el deathrock. Liderados por David Johansen (voz) y Johnny Thunders (guitarra), la energía sin límites del primero compensaba su débil voz y el sonido difuso de la guitarra de Thunders se convirtió casi instantáneamente en el sello personal de la banda, así como la guitarra rítmica minimalista de Sylvain Sylvain y el pesado estilo de batería de Jerry Nolan. Sin duda compensando con intachable actitud rockera lo que les faltaba de habilidad musical, The New York Dolls debutaron con un disco homónimo en 1973, lleno de energía bien canalizada, con muy buenas críticas pero escasas ventas. Personality crisis, el primer sencillo del álbum, define bien el sonido de los neoyorkinos. Una infecciosa pieza entre el protopunk y el glam que ha envejecido como los buenos vinos.

.

5. BALLROOM BLITZ (The Sweet).1973

Escrita por el dúo compositor Nicky Chinn y Mike Chapman, autores de muchos éxitos de la época, para la banda The Sweet, uno de los indudables referentes del glam rock, pioneros en la introducción de elementos del hard rock en el glam y que ya gozaba de bastante popularidad en el Reino Unido con su tema Blockbuster. La canción Ballroom Blitz, lanzada como single, nació inspirada por un incidente ocurrido en 1973, cuando el grupo actuaba en el Grand Hall de Kilmarnock (Escocia) y fueron expulsados del escenario por un aluvión de botellas proveniente del público, que indignado por la actitud de la banda dio rienda suelta a su ira. Un tema terriblemente pegadizo, plagado de infecciosos riffs guitarreros, que ha sido interpretado por multitud de artistas posteriores y que ha ilustrado alguna mítica escena cinematográfica (la interpretación de la actriz Tia Carrere en Wayne’s World es sencillamente un gozo). Glam rock de muchos quilates y un acelerado tema para desgañitarse en los karaokes. ¿Se puede pedir más?

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. 5 CANCIONES glam rock (II) | velvety
  2. CANCIÓN DE LA SEMANA: What the hell is it this time? | velvety

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: