Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: Chrissie Hynde, la rockera incombustible

Chrissie Hynde

Coincidiendo con su 64º cumpleaños y a un día de publicarse su ya polémica autobiografía, Reckless, dedicamos hoy nuestro post a una aguerrida rockera a la que no amilanaron los impedimentos y no cejó hasta formar y estar al frente de su propia banda. A la más que estupenda Chrissie Hynde recordamos este lunes.

Nacida en Ohio e influenciada desde muy joven por la Inglaterra de sus ídolos, The Beatles, The Kinks y The Rolling Stones, entre otros, siempre tuvo claro que la música era lo suyo. Aun así estudió Arquitectura en la Universidad de Kent y sobrevivió a la masacre del 4 de mayo perpetrada por la Guardia Nacional al intentar desinflar las sublevaciones en contra de la guerra de Vietnam y la invasión de Camboya por parte de Estados Unidos.

A partir de ahí comienza un periplo por Inglaterra, Francia y EEUU, recabando de nuevo en Londres, sin rendirse a su idea inicial de crear un grupo de rock. En su búsqueda trabaja como arquitecta (aunque pierde el trabajo en dos meses), dependienta en la tienda de moda propiedad de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren y crítica musical del New Musical Express (los rumores apuntan a que consiguió el trabajo tras ligarse a Nick Kent, periodista estrella del panorama musical) trabajo que abandona asqueada tras el intento de seducción fallido por parte del músico de Roxy Music, Brian Eno. A punto está de montar un grupo con Mick Jones, posterior guitarrista de The Clash, y de incorporarse al grupo punk The Damned, cuyos músicos piden la expulsión de Chrissie. Definitivamente, una mujer lo tiene duro para introducir la cabeza en un mundo eminentemente masculino. Era inteligente y no se callaba (lo que otros denominaron bocazas y sabelotodo). Deberá esperar cinco años desde su partida de Estados Unidos hasta la formación de The Pretenders, con el empujón de un manager, Dave Hill,  dispuesto a apostar todo por esta chica. El nombre del grupo, homenaje al gran Sam Cooke  (The great pretender).

Tras firmar contrato con la discográfica Real Records en 1978 comienzan a llegar los éxitos antes de salir a la luz su primer álbum, Pretenders (1980) considerado por los críticos uno de los mejores de la historia del rock y que arrasa en ventas en Inglaterra y Estados Unidos. A la par que ascienden en la lista de la fama, también aumentan los problemas con las drogas de todos los miembros. Es la propia Hynde, quien hoy en día está en contra de ellas (las duras) quien organiza una reunión para expulsar del grupo a Pete Farndon, que de la cocaína había pasado al consumo masivo de heroína, dificultando las ya de por sí complicadas relaciones del grupo. El hecho de que en un año murieran dos componentes que a la vez habían sido amantes de Chrissie, el guitarra Honeyman-Scott (sobredosis de cocaína) y el propio Farndon (con depresión por el abandono de Hynde y que fue encontrado ahogado en su bañera por sobredosis de heroína) convirtió a la cantante en el punto de mira, considerándola la femme fatale del rock.

Si alguna vez fue verdugo, Chrissie fue sin duda también víctima. Durante tres años mantiene una relación con su adorado ídolo, Ray Davies, aunque él seguía casado con su mujer. Lo narra en la canción The Adultress. Fruto de su relación nacería una hija y unas palizas soberanas a las que el genial compositor la sometería fruto de sus borracheras. Tras una de ellas le abandona definitivamente para cobijarse en el nido de otro músico, Jim Kerr, cantante de Simple Minds, con el que se casa en 1984 y quien la abandona estando embarazada.

Con dos hijas por criar, la cantante y compositora se mantiene al frente de The Pretenders, cambiando los músicos, consiguiendo seguir en la cresta en mayor o menor medida y entrando en el Paseo de la Fama del 2015.  De los 90 en adelante realiza colaboraciones con otros grupos y cantantes, como Morrissey (My love life, Shame is the name), The Fairground Boys (Fidelity, 2010) o Nick Cave e incursiones en solitario (Stockholm, 2014), donde interviene el mismísimo Neil Young.

Como comentábamos al principio, mañana se publica en los países anglosajones su biografía, Reckless, que ya ha levantado ampollas. La cantante, que fue violada a los 21 años por un grupo de motoristas, se ha inculpado de su ataque, diciendo que si vas drogada y jugando con fuego, te vas a quemar. En sus comentarios diferencia a las víctimas que no tienen la culpa, las que van vestidas discretamente, con actitud recogida y las que se lo buscan, y dice literalmente, si no quieres atraer a un violador, no vayas con tacones altos porque no vas a poder correr, es de sentido común. Si estoy por ahí borracha y en ropa interior, ¿de quién es la culpa?

Tremendo disgusto nos da la hasta entonces abanderada de las casas feministas y activista de la organización PETA. ¿Estrategia de marketing? ¿Provocación?

No entraremos a juzgar tan desafortunadas y bárbaras declaraciones y nos quedaremos con una de sus maravillosas canciones y su insinuante voz. De entre sus éxitos elegimos Back on the chain gang, del álbum Learning to crawl (1983), en la que un principio hacía referencia a Ray Davies, pero cuyo significado cambió al fallecer el guitarrista Honeyman-Scott. Deliciosa…

.

Concha Gallén

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: