Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: Sonidos de Oscar

oscar música

Aun están recién salidos del horno los Oscar 2015. Es por ello que hoy queremos recordar algunas de las canciones más memorables que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas consideró merecedoras del preciado galardón o de los momentos más curiosos. Complementamos nuestro post de hace un año con las canciones oscarizadas favoritas en Velvety.

La estatuilla a mejor canción original ha cambiado los requisitos para conseguirla. Cuando se instauró la categoría, en 1934, bastaba con que la canción estuviese incluida en la película, lo que favorecía a las que discográficamente eran estrenadas antes. Por este motivo, en el año 1941 se estableció que la canción debería escribirse exclusivamente para la película y no ser estrenada con anterioridad. E importante, el premio va dirigido al compositor, no al intérprete (a no ser que coincidan, obviamente).

Insignes premiados han sido Bruce Springsteen (Streets of Philadelphia, 1993), Bob Dylan (Things have changed, 2000), Stevie Wonder (I just called to say I love you, 1984), Phil Collins (You’ll be in my heart, 1999), Elton John (Can you feel the love tonight, 1994), Carly Simon (Let the river run, 1988), Barbra Streisand (Evergreen, 1976) o  el omnipresente Henry Mancini (nominado en 17 ocasiones y ganador en cuatro, incluyendo canción y banda sonora).

El record sin duda lo ostenta el compositor Victor Young, 22 veces nominado. Solo en la última ocasión obtuvo el merecido premio pero, no sabemos si por las bromas pesadas que tiene la vida, o quizá por su curso natural, falleció cuatro meses antes de poder recogerlo.

Entre las anécdotas más excéntricas se encuentra la de la cantante islandesa Bjorck, que fue nominada, curiosamente, en la categoría de actriz principal, por la cinta Bailando en la Oscuridad (Lars Von Trier). Se presento en la ceremonia vestida de cisne (literalmente) y como no le pareció suficiente, puso un huevo en la alfombra roja. Judy Garland, al más puro estilo Sabina, tuvo que ser sustituida en 1947 por un ataque de pánico antes de cantar la canción que, por cierto, se llevaría el Oscar, On the Atchison, Topeka and the Santa Fe (con semejante nombre no nos extraña que le entrara la espantada). El gran compositor Randy Newman tuvo que esperar 16 nominaciones para por fin ganar el hombrecillo dorado. En lugar de mostrar alegría, descargó toda su frustración en su discurso: No estoy nada contento con la letra de la canción por la que recibo este premio, pero agradezco a mis compañeros el haberme dado tantas oportunidades  de ser humillado.

El caso de Charles Chaplin es bastante llamativo, por lo que le incluimos en la sección, aun no reuniendo los requisitos. Perseguido en la caza de brujas iniciada por el senador McCarthy, tuvo que huir de Estados Unidos al ser acusado de comunista y establecerse en Europa, donde vivió hasta su fallecimiento. Su película Candilejas, de 1952, fue censurada y no se estrenó en su país hasta 21 años más tarde. En esta ceremonia recogería la estatuilla como mejor música original (que no canción), única hasta ahora obtenida por un actor cómico. También ostenta el honor de recibir la ovación más larga de la historia de los Oscar, 12 minutos de aplausos que suponían la vuelta a Hollywood por la puerta grande o, al menos, resarcirse en parte del oprobio al que fue sometido.

El uruguayo Jorge Drexler también sufrió una afrenta en 2004, cuando, nominado al Oscar por su canción Al otro lado del río, de la película Diarios de motocicleta, no le dejaron interpretar su propia canción con el elitista argumento de que era poco conocido en Hollywood. En su lugar la interpretaron Carlos Santana y Antonio Banderas, con buena intención pero poco acierto. El intérprete se vengó cuando, al ganar, subió al escenario y cantó un fragmento a capella en su discurso de agradecimiento.

En los premios concedidos este año, ha obtenido el galardón Glory, de la película Selma, biopic sobre Martin Luther King. Aun así no compensa el injusto olvido que ha sufrido en las nominaciones, donde parece que las mujeres directoras (en este caso Ava Duvernay) son relegadas en beneficio de sus compañeros masculinos.

A pesar de tanta canción buena, como en Velvety somos así de eclécticos, hemos elegido una de las nominadas como homenaje a su compositor. Optó 17 veces al premio, pero únicamente en una ocasión consiguió la estatuilla, en 1976, por mejor banda sonora aunque no logró hacerse con el mismo premio por la canción Ave Satani, una de las pocas canciones en latín que ha optado al galardón. Se lo arrebató otra grande, Barbra Streisand. No podemos olvidarnos de la película que la hizo famosa, una de las mejores de terror de todos los tiempos, La profecía, de Richard Donner. Un canto gregoriano con un giro satánico. Disfruten o aterrorícense….

.

CONCHA GALLÉN (Psicóloga & Coach)

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: