Anuncios
Últimos artículos

DESNUDANDO LA MÚSICA: Dudosos modelos familiares

MICHAEL Y BRITNEY

Hermann Hesse dijo: La familia es un defecto del que no nos reponemos fácilmente. Por fortuna, en muchos casos esta institución es el pilar básico de nuestras vidas y el mayor aporte de felicidad. En este post nos vamos a ocupar de la otra cara, la menos tierna.

Continuamente hablamos de las industria del cine y la música y los juguetes rotos que salen de ellas, pero no hemos de olvidar que detrás de esa industria que únicamente se mueve por dinero, existen unos progenitores/tutores que permiten y alimentan esta situación. Por diversas razones: por resarcirse a través de sus vástagos de la fama que ellos no lograron, por puro interés económico anteponiendo sus codicia al bienestar de su prole, como prolongación de su propia fama y un largo etcétera.

Uno de los mayores exponentes de padre explotador en la industria de la música es Joe Jackson, padre de Michael Jackson y del resto del famoso clan. Con un ansia desmedida por dispararles al estrellato, no dudaba en maltratarles físicamente desde pequeños, llegando su hija Latoya a declarar que abusó sexualmente de su hermano Rebbie. Michael confesó en su entrevista más íntima: Durante los ensayos estábamos aterrados por lo que nos podía hacer si cometíamos algún fallo. Se sentaba con un cinturón en la mano y si te confundías podía azotarte hasta la extenuación. Joe sin embargo jamás se ha arrepentido, mostrándose orgullo de sus métodos que llevaron a sus hijos tan lejos.

No es raro que las exigencias excesivas provoquen en los hijos una inseguridad y necesidad patológica de ser aceptados, de no defraudar, de llamar la atención y una continua insatisfacción al no haber aprendido unos patrones básicos como afecto, apoyo y valoración. Bien puede ser el caso de los igualmente amados y odiados Justin Bieber y Britney Spears. En el del canadiense, fue abandonado por su padre, un conocido de la policía de Ontario por sus agresiones con arma y problemas de drogas, y criado (o descuidado) por una madre alcohólica en situación de extrema pobreza hasta que a los 13 años la gallina de los huevos de oro comenzó a dar frutos. El bueno de Jeremy Bieber en la actualidad ejerce su papel de padre amantísimo bebiendo con su hijo, fumando marihuana y metiéndose en peleas con fotógrafos.

El sueño americano que representaba la dulce Britney Spears de Baby one more time a posteriori se comprobó que nada tenía que ver con la realidad. Según retratan familiares en una biografía, el alcoholismo de su padre provocó que la cantante viviera en el hogar una violencia continua que la hizo pasar de una niña apocada y miedosa a tener ataques de rabia e ira. La madre no dudaba en cambiar la residencia de sus hijos para que su talentosa niña participara en castings hasta que consiguió que la admitieran en el The All New Mickey Mouse Club. Con este éxito temprano, su arrasadores primeros álbumes que la encumbraron en poco tiempo como princesa del pop y la falta de estabilidad emocional no es raro entender la errática conducta de la cantante, con adicciones y trastornos mentales incluidos que desembocaron en la retirada de la custodia de sus hijos. Paradójicamente, la persona que actualmente ejerce la custodia legal de la cantante, incluidos sus bienes, es su ejemplarizante padre. Para añadir más leña al fuego, su hermana manifestó en un libro del 2008 que ambas habían sufrido abusos sexuales por alguien cercano a la familia.

El haber crecido en un ambiente tremendamente religioso no evitó que Axl Rose, líder de Guns N’ Roses, sufriera abusos sexuales por parte de su padre biológico antes de que les abandonara, a lo que muchos atribuyen los trastornos de personalidad que le han acompañado toda su vida.

Billy Ray Cyrus parece arrepentirse de haber introducido a su hija, Miley Cyrus, a los 14 años en el mundo Disney. Él mismo afirma ‘debería haber sido padre de mi hija, no su amigo’. Lo que es un hecho es que su carrera, de capa caída, tomo otros derroteros cuando pasó a coprotagonizar la serie Hanna Montana y se centró en el papel de manager de su pequeña. Eso sí, cuando comenta que el maldito show destruyó a su familia y las personas encargadas de Miley están más interesadas en su dinero que en su seguridad y su carrera, no parece asumir su parte de responsabilidad en las consecuencias que puede tener para un niño introducirle en ese mundo tan joven y no tomar cartas en el asunto cuando la cosa se descontrola.

Will Smith y Jada Pinkett se han defendido de los medios que les acusan de explotar a sus hijos respondiendo ‘no son explotados porque no tienen que mantener a la familia’. El tema no es tan simple. A veces la necesidad de fama de los padres no se limita a su propia cuota, sino que intentan que sea vitalicia a través de sus hijos. La curiosa forma de educar los intereses artísticos de estos de forma abierta y con libertad plena la define el actor en esta frase con la que les alecciona: Puedes hacer lo que quieras siempre y cuando seas capaz de explicarme por qué lo que has hecho era lo mejor para tu vida. Pensar que ellos son capaces de tomar decisiones con tan pronta edad basándose en su sentido común y sin imponerles unas normas parece tremendamente ingenuo y terriblemente peligroso. La imagen de la pequeña de 13 años en la cama con un adulto de 20 años colgada en Instagram ha llevado a los servicios de menores a que abran una investigación.

Desgraciadamente el artículo podría ser interminable por la afluencia de casos: Rihanna, Eminem, Lindsay Lohan… Para concluir mencionaremos uno de los más recientes y dramáticos escándalos familiares. En 2009 Mackenzie Phillips, hija del líder de The Mamas & The Papas, John Phillips, relató en su autobiografía High of arrival que su padre le introdujo en el mundo de las drogas a los 11 años y que le inyectaba cócteles de cocaína y heroína para abusar sexualmente de ella, relación que se prolongó durante diez años, hasta que quedó embarazada. Aunque las exesposas del cantante han intentado dulcificar su imagen, estos hechos han sido confirmados por la hija de otro componente del grupo, al que el cantante le confesó los hechos antes de morir. Irónico el nombre de su banda a tenor de su conducta paterna.

Terminamos con una canción que viene bastante a cuento. Se trata de Ode to the family, del grupo irlandés The Cranberries. Dolores O’Riordan, la cantante de la banda, confesó hace unos años que había sufrido abusos sexuales siendo muy pequeña por alguien cercano a la familia. Aún así, supo extraer los momentos mágicos de la infancia plasmados con nostalgia en esta balada, y por ello la escogemos para aportar una nota de esperanza a tanta amargura. A disfrutar.

.

Concha Gallén. Psicóloga & Coach

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: