Anuncios
Últimos artículos

5 CANCIONES de los Kinks

the kinks

Tenía yo muchas ganas de escribir este 5 CANCIONES desde que Velvety echó a andar y, puesto que esta semana se cumplen la friolera de 50 años desde que The Kinks lanzaran su álbum de debut, creo que la ocasión lo merece. Estamos hablando de una de las mejores bandas de todos los tiempos, piedra angular del rock y del pop, con uno de los mejores dúos compositores de la historia de la música, los hermanos Davies, capaces de reflejar la cotidianidad de nuestras vidas en imprescindibles canciones que ya forman parte de nuestro imaginario colectivo. Entre rumores de reunión de la banda por su flamante medio siglo de bagaje, el homenaje desde nuestra página se hace necesario. Posiblemente no sean las mejores canciones de los Kinks, pero sí lo son para un servidor, que ha sufrido lo indecible para quedarse solo con estas cinco. Disfrútenlas.

 

1. DAYS.1968

Lúcidas y tiernas reflexiones melancólicas ante la ausencia de un ser querido que llevaron a Ray Davies a escribir una de las canciones más bellas sobre la gratitud. Pensada originariamente para incluirse en el álbum conceptual The Kinks are The Village Green Preservation Society (1968), finalmente el tema fue publicado independientemente, con un recorrido más amplio. La perdurabilidad de las cosas y el amor incondicional tienen cabida en esta agridulce muestra de sensibilidad que ha aguantado el paso del tiempo como pocas. Thank you for the days, Those endless days, those sacred days you gave me. I’m thinking of the days, I won’t forget a single day, believe me, reza una letra que subyuga por momentos y emociona a cada nota. Gratitud sin límites.

.

2. ALCOHOL.1971

La faceta de retratista musical del ser humano le viene a Ray Davies como anillo al dedo. El londinense escribió bastante sobre el alcohol y sus consecuencias en la vida cotidiana. De hecho, sin duda alguna, Alcohol es el mejor exponente posible de la degradación de la persona en forma de canción. Incluida en el excelente Muswell Hillbillies (1971), Davies narra la historia de un hombre que, agobiado por los problemas familiares, en concreto por su ambiciosa esposa, cae en las garras de un sinfín de bebidas: oporto, pernod, tequila,ron, whisky y vodka on the rocks, que le llevan a lo más bajo, a las puertas del infierno. Un explícito drama a ritmo cabaretero que pone los pelos como escarpias. Oh demon alcohol.

.

3. I’M NOT LIKE EVERYBODY ELSE.1966

Originariamente escrita por Ray para The Animals y, ante el rechazo de estos, regrabada con la voz de su hermano Dave Davies; algo inusual porque rompía la tendencia de que cada hermano cantase sus propios temas. En este caso se trata de una canción que ambos han interpretado siempre en sus conciertos por separado y, en mi opinión, una de las grandes composiciones de la banda. Lanzada en 1966 como cara B del single Sunny Afternoon, también ha sido una de las favoritas del repertorio de los Kinks para el público. Versionada hasta la saciedad por montones de bandas e incluida en varias películas (Suburbia) y series (Los Soprano), I’m not like everybody else destila fina ironía compositiva y pasión vocal por parte de los hermanos Davies, algo a lo que nos tienen acostumbrados.

.

4. LIFE ON THE ROAD.1977

Una de mis canciones favoritas de todos los tiempos, lo digo desde la absoluta subjetividad, cómo no, escrita por la inquieta pluma del gran Ray Davies para el álbum Sleepwalker (1977). Una crónica agridulce de la infancia de Ray paseando por todos los escenarios posibles de su Londres natal. Ever since i was a child, I loved to wander wild  through the bright city lights, and find myself a life I could call my own (…) I left for a life of my own, I left for a life on the road . La canción en sí es un callejero musical londinense y, junto a la excelsa Waterloo Sunset, uno de los mejores temas dedicados a la capital inglesa. Rock setentero americanizado con una gran letra que emociona a cada verso y nos demuestra que The Kinks se han paseado por las diferentes décadas ofreciéndonos grandes canciones en cada una. En este caso mi diagnóstico es claro. Puro néctar

.

5. YOU REALLY GOT ME.1964

¿El primer riff heavy de la historia? ¿Uno de los primeros grandes himnos del rock? ¿La quintaesencia guitarrera y vocal en dos minutos? Todo eso y más, mucho más es lo que supuso esta excelsa canción cuando en 1964 los Kinks eran un germen aún de lo que llegaron a ser. Tercer single de su álbum de debut, llegó directamente al primer puesto en las listas inglesas y pronto se convirtió en el santo y seña del grupo. El célebre distorsionado sonido de la guitarra se debe a una idea de Dave Davies, quien colocó una hoja de afeitar y alfileres en su amplificador y, a sus 17 años, logró uno de los sonidos más reconocibles del rock, con influencia ilimitada en miles de bandas posteriores. Según la revista Rolling Stone, la cuarta mejor canción de guitarra de todos los tiempos. Sublime.

.

CÉSAR ALONSO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: